Preámbulo:

ENCINE (Asociación de Enseñantes de Cine) se basa en los principios enunciados por primera vez en 1948 en la Declaración Universal de Derechos Humanos, que en su artículo 26 declara que toda persona tiene derecho a la educación, y que esta tiene por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales, favoreciendo la comprensión, la tolerancia y la amistad entre las naciones y sus culturas.

ENCINE comparte los objetivos expuestos en las Directivas Europeas sobre la necesidad de mejorar a todos los niveles la alfabetización audiovisual, entendiendo que esta se refiere a la habilidad de las personas para acceder, comprender, crear y evaluar de forma crítica los diferentes tipos de comunicación audiovisual existentes (televisión, cine, radio, videojuegos, Internet y demás medios de comunicación digitales) compartiendo igualmente ENCINE la conclusión de la Comisión Europea de que la alfabetización audiovisual es hoy tan crucial para el ejercicio de una ciudadanía activa y plena como lo era la alfabetización convencional al comienzo del siglo XIX.

 

ENCINE declara:

-Que solo a través del derecho a la educación, a través de personas formadas, se extienden el conocimiento, la promoción y la defensa del resto de Derechos Humanos, es decir, que el derecho a la educación es un derecho básico y primordial que hace posibles todos los demás.

-Que el conocimiento de las artes y las ciencias audiovisuales, vigente desde hace más de cien años, ocupa unos saberes técnicos, artísticos y científicos inmejorables para conseguir los objetivos arriba señalados, de modo que el aprecio y el conocimiento del cine contribuyen a la excelencia en la educación.

-Que, siguiendo los mejores ejemplos de los países de la UE que han progresado en su desarrollo, a la alfabetización audiovisual debe otorgársele la importancia que merece en el marco de nuestro sistema educativo, implantándose su enseñanza en el conjunto de los planes educativos de nuestro país.

-Que dentro de un deseable pacto de estado por la educación, la alfabetización audiovisual de nuestros niños y jóvenes es una prioridad inaplazable y que debe ser dotada de todos los recursos necesarios, tanto en los aspectos de formación de profesorado como en la elaboración de contenidos para una enseñanza transversal que amplíe las competencias y la creatividad de los alumnos.